Etapa normativista.

Durante la segunda etapa, a la que hemos llamado, ásperamente, normativista, y que se extiende poco más o menos hasta 1971, amador procede al ascético despojamiento (formal, expresivo y temático) de su escultura. Adopta de manera consciente y decidida, coordenadas racionales; y reconoce , elabora y aplica un programa formativo (una especie de systhème des éléments de base oteiciana), que propugna una estatua acumulativa, abierta, combinatoria, modular y nítida.